Premio "Institución de Excelencia Nacional 2013, 2014, 2015, 2016 y 2017.

por: fundación programa nacional de cultura "Leer es vivir"

Costa Rica-Nicaragua


CMO: ¡TRADICIÓN - EXCELENCIA - CALIDAD!



martes, 31 de mayo de 2016

Página de Gratitud.

En ocasión del 66 Aniversario de la fundación del Colegio Mercantil de Occidente (1950-2016) damos a conocer un artículo que fue dedicado a la Prof. Carmelina Dávila de Tigerino en ocasión de sus honras fúnebres.

Por: Lic. Pedro Rafael Díaz Figueroa.

“A lo lejos alzábanse los muros
de la ciudad teológica, en que vive
la sempiterna paz. La negra barca
llegó a la ansiada Costa, y el sublime espíritu
gozó la suma gracia.”
                                               R. Darío.

En la muerte de una humilde y humanista educadora, escribo al ejemplo permanente de Doña Carmelina – Hija Dilecta de Chinandega – quien a través de 47 años de labor: formativa, profesional y cultural supo decir con paciencia, tolerancia y sabiduría; se hace patria, haciendo el bien común; se ama a Dios, amando y sirviendo a la juventud, al prójimo y a la comunidad.

No sólo el Colegio Mercantil de Occidente, de Chinandega, ha perdido un gran valor
humano, de corazón de oro, de sentimientos diamantinos e índice cristiano, sino Chinandega en su conjunto. Sentimos la acción de la parca, que con su guadaña también ha lastimado el estuche de nuestros sentimientos.

Doña Carmelina Dávila de Tigerino, padeció y sufrió cristianamente, alimentada por su elevada fe para crecer en Cristo, ahora se ha elevado más su ejemplo, sus méritos
tan gloriosos exigen e invitan al estudio, la reflexión, y superación espiritual y académica; principalmente a la juventud, a quien brindó alto porcentaje de las bellas flores de su vida.

Fue algo hermoso, trascendente, y lírico; vivir y observar la mañana del 22 de diciembre de 1997, el desarrollo de la velada fúnebre en el Colegio, el cortejo fúnebre, la Santa Misa concelebrada en el templo de San Antonio, el responso en la Iglesia de Guadalupe; luego el recorrido hasta el corazón del Camposanto y posteriormente al abrazo definitivo de la madre tierra. Ya su alma había recorrido el sendero luminoso, para ubicarse en la actividad infinita, en la Dimensión Celeste, lugar que está reservado a los seres que cumplieron las máximas del Divino Maestro: Cristo Jesús; que aceptaron con paciencia Franciscana, los sufrimientos de este paréntesis terrenal.

Un acontecimiento luctuoso, lleno de sinceridad, de gratitud y amor. ¡Honor y gloria a doña Carmelina!. Y al núcleo familiar Tigerino-Dávila os invito a la aceptación nazarena.

Por haber sido fundadora, primera directora del CMO, y mantener muy en alto los valores y la ética profesional, en 1970 la Corporación Municipal de Chinandega, le otorgó el título honorífico de: HIJA DILECTA DE CHINANDEGA.


“¡Cuánto calienta el alma un frase, un apretón de manos a tiempo!”