Premio "Institución de Excelencia Nacional 2013, 2014, 2015, 2016 y 2017.

por: fundación programa nacional de cultura "Leer es vivir"

Costa Rica-Nicaragua


CMO: ¡TRADICIÓN - EXCELENCIA - CALIDAD!



Semblanzas de los Fundadores


Semblanza Biográfica de los Fundadores

PROF. CARMELINA DÁVILA DE TIGERINO
 “Mujer sencilla, admirable maestra, madre ejemplar y una esposa singular”

doñacarmelina.jpgNació en Chinandega el 18 de febrero del 1930.
Hija mayor de Eliseo Dávila y Manuela Valdivia de Dávila, le sobrevive su hermano varón Dr. Rigoberto Dávila Valdivia.
Realizó sus estudios de Primaria en la Escuela Superior de Niñas Isabel Lizano, sus profesoras Rosa María Martínez y Eva Navarro.
Realizó sus estudios secundaria en el Colegio Académico Mercantil de León, donde se gradúa de taquimecanógrafa comercial y contadora.
Fundó el Colegio Mercantil de Occidente en 1949, con el objetivo que jóvenes de escasos recursos tuvieran acceso al estudio profesional sin tener que salir de su ciudad natal. Dirigió el Centro el hasta su muerte acaecida el 21 de diciembre de 1997.    Contrajo matrimonio con el Dr. José Antonio Tigerino Altamirano, en 1958.   Procreó cuatro hijos: Adolfo José, María Catalina, Francisco José y María Antonia.





DR. JOSÉ ANTONIO TIGERINO ALTAMIRANO

donantonio.jpgDe carácter jovial y alegre, muchos lo recuerdan por sus ingeniosas anécdotas.  Casado por la iglesia con Doña Carmelina Dávila Valdivia, se separó de ella hasta su muerte, y conservó siempre cariño a la obra que compartió gran parte de su vida: el Colegio Mercantil de Occidente.   Nació en Chinandega, el 9 de julio de 1920, hijo de José Antonio Tigerino Baca y de Ofelia Altamirano Guzmán. Los estudios primarios los realizó en el Instituto Pedagógico de los Hermanos Cristianos, en Managua. Los estudios secundarios los realizó en el Colegio San Ramón de León. Se graduó de abogado en la Universidad Central de Managua.

Para ayudarse en los estudios universitarios, comenzó a laborar como profesor de primaria en mayo de 1938, y dejó el magisterio hasta que le sorprendió la muerte el 11 de abril del 2001. En sus propias palabras: “El magisterio ha llegado a convertirse para mí en un agradable hábito. Todos los días, a primera hora, imparto la asignatura de “Derecho”, lo que no impide dedicar el día al ejercicio de mi profesión”. (Memorias de memoria, 1999, p. 5).

De raíz conservadora, se mantuvo fiel a sus principios anti-totalitarios. Sufrió cárcel y persecución por parte del somocismo y jamás se rindió a sus halagos.